Andrés Roca Rey, el oro del país inca – .

Andrés Roca Rey, el oro del país inca – .
Andrés Roca Rey, el oro del país inca – .

El patrón del toreo mundial, héroe de Bilbao y triunfador de un verano en el que ha alineado triunfos, tiene estatus de ídolo en las filas de aficionados de su país natal donde la cultura taurina ocupa un lugar preponderante. “Perú tiene más arenas que estadios de fútbol”, confirma Jaime Bedoya, periodista de El Comercio, uno de los diarios más antiguos del país. “La tauromaquia es muy popular en los pueblos de los Andes cuyos habitantes no han leído a Hemingway ni han visto un cuadro de Picasso. Su tema telúrico hace referencia a la mezcla de las culturas indígena y española. La afición peruana es antigua y sabia (el conquistador Francisco Pizarro convocó una corrida de toros en el siglo XVI en la Plaza de Armas de Lima; Juan Bermonte, “el terremoto de Lima”, se casó con una peruana). La cultura taurina limeña ha visto crecer su interés con el fenómeno Roca Rey. Jamás un torero peruano había visto su nombre asociado a los de José Tomás, Joselito, Manolete como lo hacía la prensa española. Nunca desde Conchita Cintrón una peruana tuvo tanto eco en el mundo taurino”. Y el periodista, que se ha encontrado muchas veces con el diestro, resume: “Andrés Roca Rey es la manifestación moderna, notable y superior de más de dos siglos de tradición taurina peruana”.

Admirada por el premio nobel local Mario Vargas Llosa, seguida “de cerca” por la nieta de Juan Carlos, Victoria Federica de Marichalar y Borbón, grande de España, la sobrina del rey Felipe VI (actualmente en Perú), Andrés Roca Rey, que respondía al apodo de “El Andi” al inicio de su carrera marcada por el sello francés (primera novillada picada en Captieux en 2014, alternativa tomada en Nîmes al año siguiente) heredó el toreo.

Un antepasado, Juan, empresario de los ruedos de Acho, un tío rejoneador (José Antonio), un hermano (Fernando) torero y primo de su padre ganadero. “Andi” no siguió la ruta del toreo para escapar del hambre y la miseria como César Rincón en Colombia. Podría haber seguido a muchos otros. Hijo de un industrial algodonero, Andrés Roca Rey (26) creció en el mundo acolchado de la élite peruana. Surfista como su otro hermano banquero Juan José, su condición debió animarle, como a su padre, a conducir coches de carreras o jugar putts en los greens de golf, deporte que practicaba de niño con cierto éxito. Prefirió jugarse la vida en el ocre de los ruedos y entregar su cadáver herido a los cirujanos taurinos. Su abuela, Gladys Zender, Miss Universo 1957, probablemente tenga otra idea sobre el cuidado del cuerpo. Pero fue este compromiso el que convenció a su gente y más allá.

“Andrés es un torero que se arriesga mucho”, señala Ricardo Hinojosa Lizárraga, colaborador de varias revistas peruanas. Muchos lo admiran por eso y por la combatividad, la tenacidad que muestra a pesar de las lesiones. El temor es que su estilo lo exponga a algo más serio. Pero sus admiradores quedan impresionados después de cada corrida.

PREV ¿Quién es Krampus y qué tiene que ver con la Navidad? – .
NEXT ella empuja a Sylvie Tellier de nuevo! – .