Abandonar el Islam, pero ¿a qué precio? – .

Abandonar el Islam, pero ¿a qué precio? – .
Abandonar el Islam, pero ¿a qué precio? – .

Y ¿Existe una libertad más fundamental que la libertad de conciencia, la de creer o no creer, la de cambiar de religión o de convicción filosófica? Esta libertad casi íntima se ejerce en la soledad de uno mismo, sin necesidad de exhibirla a cada momento del día o de la noche como un estandarte o blandirla como un panfleto político siempre con más vehemencia y un toque de exaltación. Basta con asir su aliento profundo para irrigar el propio ser y nutrirlo con mil pensamientos complementarios o contradictorios.

Sin embargo, esta libertad sin la cual ninguna otra libertad es posible se ve frustrada de una forma u otra en la mayoría de los países. Cuando no luchó abiertamente. En 2019, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 22 de agosto como el Día Internacional de Conmemoración de las Personas Víctimas de Violencia por Razón de su Religión o Creencia.

La responsabilidad del “Gran Satanás”

El título puede parecer largo. Este día es, de hecho, la culminación de un compromiso. Las discusiones entre los Estados fueron animadas y amargas. Desde el principio, Estados Unidos acusó a China de internar a más de 1 millón de musulmanes uigures y kazajos y otras minorías religiosas en campos de trabajos forzados; a su vez, los países musulmanes culparon al “Gran Satán” por el auge de la “islamofobia” en el mundo. El representante iraní se desató vociferando que “cada vez es más difícil practicar la religión musulmana y vestir como musulmán”.

En cambio, ni los largos y sordos gemidos de las mujeres y los niños yazidíes, ni los gritos de agonía de los cristianos de Oriente, ni las lágrimas de las desafortunadas niñas secuestradas por Boko Haram han arrancado de los representantes de los musulmanes Estados el más mínimo suspiro. o cualquier desolación por tímida que sea. Para algunos, la vida es solo una ganga. Cuanto más grande es la mentira, más pasa.

LEA TAMBIÉNTras el atentado a Rushdie, el miedo de los escritores refugiados en Estados Unidos

Sin embargo, en estos países donde el Islam es la religión del estado, dejar el Islam en el camino puede convertirse en una pesadilla. La creencia y la incredulidad son asuntos de Estado cuyas consecuencias son demasiado graves para dejarlas en manos de simples individuos. El individuo se incorpora a “su” comunidad, constantemente llamado a negarse a sí mismo para preservar su “singularidad”. Su desbordamiento de libertad podría darle alas y llevarlo a romper con el todo, es decir a provocar la fitna (sedición).

Ateísmo en la mira

Cortar las cabezas que sobresalen se convierte en el imperativo de un sistema que no admite la pluralidad de posturas religiosas, filosóficas y políticas. Además, no es raro ser condenado a muerte por apostasía o ateísmo. Según un informe de la Unión Internacional Humanista y Ética, los ateos se enfrentan a la pena de muerte en 12 países (Mauritania, Somalia, Nigeria, Yemen, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Irán, Pakistán, Afganistán, Maldivas y Malasia) y en 22 países, el ateísmo está criminalizado.

Transpuesta al campo político, esta violencia es una forma indirecta de silenciar a los manifestantes. Te conviertes en un “apóstata” simplemente por levantar un cartel o atreverte a levantar la cabeza ante la injusticia. La persecución religiosa es el arma más formidable para aplastar la disidencia política.

El Islam contemporáneo nunca ha reflexionado seriamente sobre la alteridad y la pluralidad. Donde domina, las minorías se reducen al mínimo indispensable. Donde está en minoría, reivindica su derecho a ser diferente, bajo el impulso de los islamistas, a comportarse como si fuera mayoría, ignorando al todo. Dos cuestiones se superponen entonces y nos obligan a reflexionar sobre los vínculos entre religión y política: el estatus del islam en Occidente en un entorno secularizado y la transformación del islam en un islam hegemónico y conquistador.

LEA TAMBIÉNCorredor de la muerte islamista

¿Cómo aprehenderlo? El caso Rushdie muestra claramente que ya no podemos evitar ese debate. El asesinato del novelista también plantea la cuestión de la libertad de conciencia de las personas nacidas en una familia musulmana y que viven en Europa. ¿Qué régimen deben seguir? ¿Los musulmanes que abandonan su religión por su propia voluntad se convierten de facto en personas sujetas a muerte, incluso en Occidente? Sigue siendo muy fuerte la idea según la cual la filiación (la “sangre”) es la base del sistema de derecho al que debe someterse un musulmán. En otras palabras, un musulmán es primero un sujeto religioso perteneciente a una comunidad de creyentes antes de ser ciudadano.

De hecho, ¿Rushdie es inglés? indio? musulmán? ¿Ateo? ¿Todo esto a la vez? ¿Quién es el dueño? ¿Literatura o Islam? “¡A la humanidad! Responden los exmusulmanes reunidos en Colonia el pasado fin de semana bajo la égida de la anglo-iraní Maryam Namazie, fundadora del Consejo de exmusulmanes de Gran Bretaña, y el célebre biólogo y autor Richard Dawkins. Para mostrar solidaridad con el novelista, marcharon por la ciudad con retratos de Rushdie para celebrar la libertad y el derecho a disentir. Sin el cual la literatura no podría en modo alguno pretender ser universal. Sin el cual la humanidad sería solo una manada de sí-hombres.

* Politóloga y escritora, Djemila Benhabib trabaja en Bruselas en el Centre for Secular Action (CAL). Nació en Kharkiv (Ucrania) y creció en Argelia, país del que tuvo que salir en 1994 tras ser condenada a muerte por el Frente Islámico de la Yihad Armada. Primero se refugió con su familia en Francia, luego vivió en Quebec, donde hizo campaña a favor de una ley sobre la laicidad del Estado. Autor de varios ensayos, entre ellos Mi vida contra el Corán, ha recibido numerosos premios internacionales. Su último trabajo: ¡Islamofobia, ojo! fue publicado por ediciones Kennes en 2022.

Tags: Abandonar Islam pero qué precio

PREV ¿Un Trump “con cerebro”? – .
NEXT “Dios salvó mi vida” – .