¿Quiénes son las manos egipcias que la historia de los descubrimientos faraónicos ignoró? – .

¿Quiénes son las manos egipcias que la historia de los descubrimientos faraónicos ignoró? – .
¿Quiénes son las manos egipcias que la historia de los descubrimientos faraónicos ignoró? – .

Nuestros lectores son usuarios de Twitter
Ya puedes seguir gratis las últimas noticias a través de nuestra cuenta de Twitter
Haga clic aquí para suscribirse

El Cairo: La imagen histórica del británico Howard Carter inspeccionando el sarcófago de Tutankamón mientras un egipcio se encuentra en las sombras cerca de él, y que data de principios del siglo XX, encarna doscientos años de egiptología: por un lado, el erudito occidental que descubre los tesoros de Egipto, y por otro lado, manos egipcias ignoradas por la historia de los descubrimientos faraónicos.

Christina Riggs, profesora de egiptología en la Universidad británica de Durham, dice que la egiptología colonial “creó disparidades estructurales” cuyos “ecos todavía están presentes en la actualidad”.

Mientras el mundo celebra dos siglos desde el descubrimiento de la Piedra Rosetta por el francés Jean-François Champollion y cien años desde el descubrimiento de la tumba del niño rey Tutankamón, se alzan voces para exigir que los egipcios contribuyan a estos logros. público. Las demandas reflejan el deseo de los egipcios de restaurar el patrimonio de su país y recuperar tesoros de sus antigüedades, que consideran “robados por Occidente”.

“Hussein Abu Awad o Hussein Ahmed Saeed”

El jefe de la misión de excavación egipcia en Qurna (sur), Abdel Hamid Darmali, confirma que los egipcios “llevaron toda la carga del trabajo, y no había ningún extranjero trabajando con sus manos”.

Y continuó: “Sin nosotros (los egipcios), los descubrimientos no se habrían producido. El trabajador egipcio que excavó tenía un nombre que debería haber sido escrito, pero lo olvidó de inmediato”.

En la misma dirección, Heba Abdel-Gawad, investigadora especializada en herencia egipcia, dice: “Como si nadie hubiera intentado comprender el antiguo Egipto” antes de Champollion en 1822.

Riggs explica que el egipcio parado en las sombras junto a Carter en la famosa foto puede ser “Hussein Abu Awad o Hussein Ahmed Saeed”, dos hombres que durante décadas fueron pilares del equipo de Carter junto a Ahmed Greiger y Gad Hassan.

Pero agrega que ningún experto hoy en día puede identificar a las personas en las fotos.

en la sombra

“Los egipcios languidecían en las sombras, desconocidos e invisibles en la narración de su historia”, dice el profesor de historia.

Apareció un nombre, es el nombre de la familia de Abd al-Rasoul.

En un principio, el nombre de Hussein Abdel Rasoul, quien se cree que descubrió por casualidad, cuando aún era un niño, la tumba de Tutankamón en la orilla occidental del Nilo el 4 de noviembre de 1922 dentro de un cementerio que hoy es Luxor, en la región de Qurna.

Hay muchos relatos sobre este descubrimiento: sus pies tropezaron con él, o su cabra tropezó con él, o algunos (una vasija de cerámica utilizada para enfriar el agua) se volcaron, y el agua reveló la presencia de una piedra.

Según la leyenda local, en 1871, dos de sus abuelos, Ahmed y Muhammad, descubrieron las 50 momias encontradas en Deir el-Bahari, incluida la momia de Ramsés II.

La agencia France-Presse conoció al nieto de uno de los familiares de Hussein Abdel Rasoul, Sayed, quien se echó a reír cuando escuchó estos relatos. Bromeó: “Los dos más fuertes que tenemos que deben destacarse son la cabra y el oligarca”, luego preguntó: “¿Tiene esto sentido?”.

Consideró que el problema es que “otras personas escribieron (la historia), y nosotros no”.

Christina Riggs señala que cada vez que se atribuyó un descubrimiento a los egipcios, se trataba de “niños o ladrones de tumbas”, si no de “sus animales”.

La experiencia del agricultor egipcio

Por su parte, Heba Abdel Gawad señala que “la excavación y la arqueología se basan básicamente en la ciencia de la geografía, especialmente en el conocimiento de las distintas capas de la tierra a través de las cuales es posible analizar si hay algo o no, y eso es lo que el agricultor egipcio sabe que está en contacto con el suelo a diario con el suelo y la tierra en la agricultura. “.

Por ello, las excavaciones se trasladaron de generación en generación en Qurna, donde vive la familia Abd al-Rasoul, y en Qift, en el norte de Luxor, cuyos habitantes fueron entrenados para buscar antigüedades en el año 1880 por el británico William Flinders. Petrie.

El bisabuelo de Mustafa Abdo Sadiq estaba entre ellos.

A principios del siglo XX, el hombre se instaló 600 kilómetros al norte de Qeft para excavar la necrópolis de Saqqara, cerca de las pirámides de Giza.

Ayudó con sus hijos y nietos durante más de un siglo a descubrir decenas de tumbas, según contó a la AFP el nieto, quien es un reconocido arqueólogo.

colonización cultural

Dijo que su familia no tomó su derecho, subiendo fotos de sus antepasados, ninguno de los cuales aparece en los libros de historia hoy.

La decana de la Facultad de Arqueología de Asuán, Monica Hanna, cree que “los egipcios fueron ignorados al escribir su historia debido a la colonización cultural de Egipto hace 200 años”.

Una profesora del Instituto de Arqueología Oriental de El Cairo, Fatima Kishk, dice que debemos tener en cuenta el “contexto histórico de Egipto durante el colonialismo”.

A principios del siglo XX, en el contexto del naciente espíritu patriótico, la herencia faraónica se convirtió en una herramienta para fortalecer el sentido patriótico. La guerra cultural se convirtió en una batalla política.

En el año 1922, que fue testigo del descubrimiento de la tumba del Niño Rey en el Valle de los Reyes, la cantante más famosa de ese momento, Munira al-Mahdiyya, cantó “Somos los hijos de Tutankamón”.

Ese mismo año, tras repetidas campañas de denuncia del dominio de los extranjeros sobre el patrimonio nacional, El Cairo consiguió acabar con el sistema colonial de partición que obligaba a los occidentales a recibir la mitad de lo descubierto a cambio de financiar las excavaciones.

Sin embargo, el antiguo Egipto se separó como resultado del Egipto moderno, y “la civilización del antiguo Egipto es vista como la civilización del rey de todo el mundo, pero este mundo estaba centrado en Occidente”, según Heba Abdel Gawad.

Tutankamón permaneció en Egipto, pero el “archivo de excavación”, que es necesario para cualquier publicación académica y científica, pasó a Carter y se consideró su posesión privada, según Hanna.

“Todavía estábamos colonizados, entonces nos dejaron las piezas, pero nos quitaron la capacidad de producir conocimiento sobre la tumba de Tutankamón”, agregó.

Cuando la sobrina de Howard Carter decidió donar este archivo después de su muerte en 1939, optó por donarlo a la Universidad de Oxford y no a Egipto.

Exposición de Tutankamón

La Universidad de Oxford está organizando actualmente una exposición llamada “Tutankamón: una excavación en los archivos” para arrojar luz sobre “los egipcios a menudo olvidados de los equipos arqueológicos”.

En Qurna, Ahmed Abdel-Radi, de 73 años, recuerda que cuando era niño encontró la cabeza de una momia cerca de los cimientos de la casa en la que creció, que estaba construida sobre una de las tumbas del cementerio de Tebas donde creció. .

Dice que su madre se echó a llorar rogándole que tratara a “esta reina” con respeto. Pero al mismo tiempo, según Abdel-Radi, estaba almacenando cebollas y ajos en un ataúd de granito.

Hoy en día, en el pueblo de Qurna no hay nada más que las ruinas, entre las tumbas y los templos que se alzan entre las columnas de Memnon, que se construyeron hace 3.400 años, como si cuidaran de vivos y muertos.

En 1998, las excavadoras del gobierno comenzaron a destruir las pequeñas casas de adobe y piedra que albergaban a 10.000 residentes de Gourna y debajo de las cuales yacen tumbas, la mayoría de las cuales datan del período comprendido entre 1200 y 1500 a.

En enfrentamientos con la policía, cuatro vecinos que se negaron a salir de sus casas fueron asesinados.

Abd al-Hamid Darmali dice que los residentes de Qurna protestaron por la demolición de sus casas debido a su gran asociación con la herencia faraónica.

La batalla para desentrañar la historia antigua se libró a expensas de los egipcios, lo que provocó críticas de la UNESCO.

El entonces ministro de Antigüedades, Zahi Hawass, defendió la decisión de retirar las casas y dijo: “Esto debería haberse hecho para preservar el patrimonio”.

Para 2008, la mayoría de las casas habían sido demolidas y los residentes abandonaron sus medios de subsistencia en torno a los monumentos faraónicos y las tierras donde pasta su ganado.

Ladrones de antigüedades

Según Monica Hanna, las autoridades querían evacuar “a la gente para hacer de Luxor un museo abierto, para que el turista viniera y viera las antigüedades tal como eran hace cientos de años”, y señaló que la reputación de los aldeanos en ese momento era que eran ladrones de antigüedades.

A lo largo de los siglos, innumerables antigüedades surgieron de Egipto.

Algunos, como el Obelisco de Luxor en Pars o el Templo de Debod en Madrid, fueron obsequiados por el gobierno egipcio a países amigos.

Pero otras piezas fueron enviadas a museos europeos como parte del sistema de intercambio colonial.

Cientos de miles de artículos fueron a “colecciones privadas de todo el mundo”, según Heba Abdel Gawad.

Campañas de restauración de antigüedades

Zahi Hawass lanzó una campaña en octubre para recuperar la Piedra de Rosetta y el Zodíaco de Dandara. Hasta el momento ha logrado reunir 78.000 firmas, y tiene la intención de lanzar una nueva petición respecto a la estatua de Nefertiti, pues estas tres piezas llevan años causando polémica.

La Piedra de Rosetta, que fue tallada en el año 196 antes del nacimiento de Cristo, muestra palabras en griego antiguo, egipcio antiguo y jeroglíficos en el Museo Británico de Londres y escrito junto a ella, “El ejército británico la tomó de Egipto. en el año 1801.”

Un portavoz del ejército británico dijo a la AFP que la piedra era un “regalo diplomático”, pero Heba Abdel-Gawad dijo que era un “botín de guerra”.

En cuanto a la estatua de Nefertiti, fue colocada en un museo de Berlín (Neues Museum) en Berlín bajo el sistema colonial de reparto, según las autoridades alemanas.

Hawass afirma que la cabeza de Nefertiti, que fue pintada en 1340 a. C. y traída por arqueólogos alemanes en 1912, “salió ilegalmente de Egipto”.

En cuanto al Zodiac Dendera, llegó a París en 1820 cuando el alcalde de la ciudad, Sebastien Louis Saulnier, envió un equipo para sacarlo con explosivos de un templo en el sur de Egipto.

El zodíaco, de 2,5 metros de largo y ancho, está colgado en uno de los techos del Louvre desde 1922, mientras que una copia en yeso se encuentra en Dendera.

Monica Hanna considera que trasladar el Zodiac al Louvre es un “crimen”.

“Lo que era aceptable entonces” ya no es “aceptable para las escalas morales del siglo XXI”, agrega.

Tags: Quiénes son las manos egipcias historia los descubrimientos faraónicos ignoró

PREV La visita de la Copa del Mundo: un solo equipo que participó en todas las versiones de la Copa del Mundo. ¿Quién es? – .
NEXT ¿Quién es la primera mujer en el espacio en los Emiratos Árabes Unidos? – .